Videojuego Happy

Happy es un videojuego que tiene en cuenta las orientaciones de la Psicología Evolutiva, las habilidades cognitivo-lingüísticas y el desarrollo de los seis estadios morales de PiagetKohlberg.

Asimismo, se basa en las competencias de la educación emocional: conciencia emocional, regulación de las emociones, autonomía emocional, competencia social y competencias de vida y bienestar.

2 versiones adaptadas

               De 8 a 12 años
De 12 a 16 años

Plataforma

Happy es un juego de descarga on-line.

Creación & diseño

Diseñado por Gemma Filella, profesora de Psicología y Pedagogía de la Universidad de Lleida.

Objetivo

Busca mostrar emociones y evitar conflictos en las aulas, tanto en grupos como en el ámbito familiar.

 Compra el videojuego

                    *Si eres socio o socia de la RIEEB revisa tu correo                                electrónico, ¡tenemos un descuento especial para ti!
             

¿Cómo funciona?


Se presentan 25 conflictos


-15 en el centro escolar - 10 en el ámbito familiar

Se plantean preguntas


¿Qué emociones sientes ahora?

Se ofrecen  soluciones


Culpa, vergüenza, miedo, celos,…

Se obtiene una puntuación


Según las elecciones, se conseguirán más o menos puntos.

Happy es un recurso didáctico muy apropiado para trabajar situaciones cotidianas. Por ejemplo:  ¿Qué siente un adolescente cuando quita el bocadillo a un compañero y es descubierto?

Personajes del juego

María

María tiene 10 años, pocas amigas y se inventa mentiras para caer bien a las demás niñas.

Juan

Juan, casi todos los días, le roba el bocadillo del recreo a su compañero Sergio. 

Núria

Le gusta jugar al ajedrez con su hermano en casa pero no le gusta perder y acusa al niño de hacer trampas.


SOBRE LA AUTORA


Más autoestima y menos violencia

La pedagoga catalana Gemma Filella insiste en que la inteligencia emocional es “ser conscientes de nuestras emociones” y “asumir que afectan a nuestros pensamientos”.


Facilitan, añade, cambiar la perspectiva, formar juicios y considerar nuevos puntos de vista de los problemas.

“Las emociones pueden y deben ser educadas”.


Y esta educación, subraya, ayuda a prevenir situaciones conflictivas y a potenciar el bienestar personal y social.

“Así, mejoraremos la autoestima, habrá menos violencia y seremos más felices”.



Dra. Gemma Filella, de la Universidad de Lleida, presentando el videojuego de educación emocional ‘Happy’.